Leo – Director ejecutivo de relaciones públicas y encargado de seguridad

Llegó a la clínica en primavera de 2012, junto a sus otros tres hermanos, después de haberse quedado huérfanos.

Le gustó tanto la clínica que decidió quedarse. Le encanta vigilar la sala de espera desde lo alto de su puesto de reconocimiento (el armario), controlar las bolsas de la compra de todo el mundo que entre y dormirse largas y tendidas siestas en los sillones.

Cuando no tiene mucho trabajo, le gusta cazar moscas y a su amigo Puffy, y empiezan unas persecuciones muy divertidas por toda la clínica. Es un gran admirador de los juguetes de caña con plumas.