Medicina felina

Medicina felina

Nos hemos dado cuenta que la población felina está en continuo aumento, y los felinos son especiales, vosotros sus propietarios lo sabéis, y por eso nos estamos especializando para poder atenderlos con toda la dedicación y profesionalidad que ellos se merecen.

Los gatos nos son “perros pequeños” y como tal tienen sus propias patologías, su propio comportamiento y necesidades y en nuestra clínica sabemos cómo atenderlos con la delicadeza necesaria para que la visita al veterinario no se convierta en una pesadilla.

En toda la clínica utilizamos difusores de feromonas felinas para que su visita al veterinario sea todo lo tranquila posible, ellos vienen aquí por su bien.

Nuestro cariño especial hacia los gatos nos motiva para que queramos ofrecerles la mejor atención a sus queridos felinos.

Consejos para llevar al gato al veterinario:
  • Buscar un trasportín robusto, de fácil limpieza, preferiblemente de plástico, que se pueda abrir fácilmente para que el gato pueda ser explorado dentro del mismo, quitando la parte de arriba.
  • Tapar el trasportín con una manta o una toalla para darle al gato una sensación de escondite seguro dentro.
  • Durante el viaje en coche asegurar el trasportín entre los asientos o con el cinturón de seguridad para que no se mueva.
  • Durante el transporte sujetar al gato con cuidado para evitar balanceos o golpes contra objetos.
  • Los olores familiares pueden ayudar a calmar a su gato, por eso se aconseja que el trasportín se use en casa como escondite, sitio de juego o de alimentación, y que no aparezca solo cuando hay que ir al veterinario.
  • Introducir en el trasportín una colchoneta o prenda con olor conocido así su gato estará más tranquilo.
  • Rociar el interior del trasportín con Feliway spray unos 30 minutos antes del viaje.
  • Durante la espera, coloque el trasportín en una zona elevada, alejada del suelo y de los perros, y mantengan la caja tapada.